Se le apareció el ‘Diablo’ y hoy le agradece a Dios

Se le apareció el ‘Diablo’ y hoy le agradece a Dios

El nacido en Toluviejo, Sucre fue sin duda alguna la gran figura de los ‘escarlatas’ en la final. No anotó ningún gol, pero su despliegue en la cancha, sirvió para comandar al equipo desde el mediocampo, como muestra de lo que hicieron por él al inicio de la Liga.

Hablamos de Rafael Andrés Carrascal Aviléz, un jugador con un talento enorme, pero que ha tenido unas amargas experiencias en Millonarios y Junior, pero supo brillar con Alianza en donde ascendió (en el Pascual) y con Deportes Tolima como alternativa gritó campeón en un terrero casi inexpugnable como el Atanasio, en aquella gesta del 2018, del equipo de Alberto Gamero.

Carrascal, luego de ese título con el vinotinto y oro, se convirtió en uno de los jugadores más importantes, con su peso en la cancha, demostró que el potencial se había incrementado, luego de aquellos baches en su carrera.

Luego de la Libertadores con el equipo de Ibagué, tomó la decisión de mencionarle a Gabriel Camargo, presidente del equipo, que no quería seguir y que le permitiera buscar nuevos rumbos, aun cuando en su contrato, estaban dos años más. Aquí inició su batalla.

De inmediato, él y su empresario buscaron rápidamente las alternativas, hicieron todo el proceso para desvincularse del Tolima y al frente apareció, el ‘diablo rojo’, el América, que sin dudarlo lo fichó, sabiendo de su actualidad contractual.  

El campeonato inició y el Tolima el 26 de julio, derrotó al Rionegro Águilas 3-0, en una noche brillante, que por sorpresa se convirtió en otra parte de este ‘novelón’; el equipo ‘Pijao’, había inscrito en ese encuentro al volante Rafael Carrascal, para de esa forma inhabilitarlo en lo que restaba del año.

El caso pasó por varias instancias y la Dimayor permitió al volante de América, jugar, mientras que al Tolima le quitaron los puntos.

Esa lucha, esa pelea entre clubes, le dio un envión anímico a Carrascal, que muy rápido se metió en el corazón de los hinchas, llevando a los ‘escarlatas’ a lo más alto de la tabla y anticipándose a los cuadrangulares.

En esa instancia, su fútbol se volvió aún más sólido y en cada juego, salía entre los tres mejores jugadores de la cancha. Este impulso también llevó a la ‘mechita’ a clasificarse a la final.

Y como fin de esta historia, en esta finalísima fue el mejor, saliendo como gran destacado en Barranquilla y en Cali. Recibió insultos de sus rivales, patadas y hasta puños, pero jamás pudieron sacarlo del contexto en que estuvo en todo el campeonato, parecía un hombre nuevo, y fue así, porque la vida y el América le permitieron darle ese salto de calidad.

El ‘Diablo’ se le apareció, pero el conforme a sus principios, le agradeció a Dios, por todos los favores recibidos, con la estrella 14 en el escudo ‘escarlata’, junto a su esposa y su pequeño hijo.

View this post on Instagram

AQUILES VIENES CON LA 14 ?

A post shared by Rafael Carrascal (@racamace) on

#SIGUENOS EN INSTAGRAM