Vélez, egocentrismo puro

Vélez, egocentrismo puro

En los últimos días se ha convertido en tendencia Carlos Antonio Vélez y como comúnmente sucede, es por algún tipo de crítica expresada en su programa o redes sociales.


A Carlos Antonio Vélez, nadie le niega sus conocimientos, su trayectoria, su dedicación y sus posturas analíticas que generan siempre un toque de polémica entre los amantes del fútbol, incluso ahora con el tema político, en donde también está incursionando, (a través de la crítica), hasta “uribista” lo llamó Iván Mejía, en una reciente entrevista de Carlos Orduz en su programa “Deporte en Cuarentena” de Colmundo Radio.

Mejía y Vélez

Basta con escuchar el inicio del programa Planeta Fútbol, aquí, interviene durante 30 minutos, en una editorial que resume lo que ha pasado y podría suceder, a tal punto de olvidarse de sus compañeros Henry “El Bocha” Jiménez, fiel escudero y al siempre bien dateado Guillermo Arango; desde allí se interpreta que el protagonista es solo él. Posteriormente continúa con su habitual, “Palabras Mayores”, nada que agregar.

Integrantes de Planeta Fútbol

Sus intervenciones día tras día, evidencian un total acomodo a la crítica de quienes están en su otra orilla o simplemente, no caen ante sus peticiones, como una llamada en el momento deseado; bien lo dijo Francisco “Pacho” Maturana en su entrevista al Diario La Nación, donde en sus declaraciones dejaba entrever, algo del porqué el ex seleccionador nacional, José Pékerman ha sido tantas veces cuestionado por el Profe Vélez. “Acá hay programas futbolísticos de radio desde las 6 de la mañana, y si uno no los atiende, te voltean. José impuso las ruedas de prensa, trató a todos por igual. Profesionalizó la comunicación, blindó al entrenador. Abrió una puerta que ojalá nunca se cierre» afirmó con ahínco, Maturana.

Francisco Maturana y José Néstor Pekerman, exdirector técnico de la Selección Colombia (Colprensa – Diego Pineda)

Criticar, es uno de los argumentos más comunes del periodismo, analizar, es una virtud que no todos poseen, tener buenas fuentes hacen esencial el crecimiento de un comunicador. Todas estas son cualidades y recursos que se vuelven claves a la hora de abrir un micrófono, salir en pantalla, digitar o escribir, pero al ser manejadas con los impulsos o el corazón, denotan que la postura puede desequilibrarse en cualquier momento.

Vélez trata de mostrar una faceta del crítico que siempre ve otras cosas, el que va más allá, pero se le olvida que no todo lo expresado es una verdad absoluta, existen miles de visiones y pensamientos distintos, que al escucharlo parece no tomarlos en cuenta y su punto es el único que pesa.

No hay que extenderse en la desatinada expresión contraria a lo que fue José Pékerman en la selección, si uno analiza los comentarios de Vélez, encontrará verdades, pero las acusaciones e impulsos contra el argentino, se volvieron tan recurrentes que parece más un tema personal. El antiguo técnico de la tricolor, hace rato que se fue y Carlos Antonio aún lo recuerda.

Lejos del tema político en esta columna, se ha visto que Vélez  ha tomado una postura sobre los gobernantes, «el a favor o el contra’, sigue siendo el común denominador, sus comentarios se desvían a un tema, del cual es libre en expresar, pero se vuelve tedioso hasta para sus mismos seguidores, que quizás lo escuchan para un comentario del fútbol y no para tirar leña al fuego en un país dividido por los políticos y sus fanáticos.

Pasan los días y no hay comprensión en lo que se plantea desde sus juicios, bien podría generar tendencias en base a sus conocimientos, más no por remarcadas afinidades o detracciones que lo convirtieron “analista número uno”, al que pocos pretenden oír, incluso en la tv, pero en donde figura mucho más que los propios narradores.

Dicen que los nuevos periodistas tienen poco conocimiento, que no leen, que no se preocupan sino por las noticias en internet, y quizás hay mucha razón en ello, pero también existen buenos comentaristas que sin pretender figurar muestran una sangre nueva y fresca que puede generar una mejorada comunicación social ya sea en el ámbito deportivo o en otros campos informativos, un periodismo que se podría seguir y retroalimentar diariamente, para dejar de lado al egocentrismo puro.

#SIGUENOS EN INSTAGRAM