Sin miedo al coronavirus

Sin miedo al coronavirus

Dos ligas del mundo siguen activas libremente, sin temor a la muerte.


Aunque suene inaudito, a pesar de la terrible pandemia por la que atraviesa el mundo a cuenta del coronavirus, en Bielorrusia y Nicaragua se sigue jugando al fútbol sin importar la salud de los deportistas y de quienes están implicados en este juego.

Cuando las consecuencias del COVID-19 comenzaron a reflejarse en muertes numerosas y contagios desbordados en todos los continentes, prácticamente todas las competencias deportivas se detuvieron para salvaguardar la salud de jugadores, cuerpo técnico e hinchada.

Ligas influyentes o de renombre Internacional como las de España, Inglaterra, Italia, Francia y Alemania y así mismo las de países latinoamericanos, cesaron sus competiciones para evitar la propagación de un virus que ya lleva en su «corona» miles de fallecidos debido a sus implacables efectos.

Sin embargo, con sorpresa encontramos que existen dos ligas de fútbol que siguen en acción. Por un lado, está la Liga de Bielorrusia, país donde ya se registran 13 muertes a causa de coronavirus, allí parece que se viviera otra realidad, pese a ser parte de Europa, continente duramente azotado por el COVID-19, los eventos futbolísticos siguen llevándose a cabo de forma normal, aunque según sus dirigentes, se realizan controles antes de cada cotejo, se toma la temperatura, y algunos test.

Como si se tratara de una locura, de otra dimensión, el jugador bielorruso más conocido, Aleksandr Hleb, quien tuvo paso por el Arsenal y el Barcelona, quiso minimizar el asunto e invitó a Messi y a Cristiano a jugar en su país mientras en España e Italia se reanudan las competiciones.

“Todo el mundo ahora ve la liga de Bielorrusia. Todos deberían prender su televisor y vernos jugar. Quizá Lionel Messi y Cristiano Ronaldo podrían venir a jugar la liga bielorrusa hasta cuando todo se normalice en los otros torneos. Bielorrusia es el único lugar en Europa en donde puedes jugar fútbol. Las personas del país estarían muy felices de tenerlos a ellos”, expresó Hleb, el ya retirado jugador.

Pese a estas declaraciones, muchos futbolistas expresan que juegan cada día con temor, al ver las noticias de muertes y contagios por coronavirus. Pero aterrizando en Nicaragua, ya a muchísimos kilómetros de Europa, la situación es similar, y cada fecha, con ‘terror’ los futbolistas ruedan la pelota en el campo, corriendo un riesgo de contagio latente por el COVID-19, esperando no tener que enfrentar a un rival mucho mayor y despiadado: LA MUERTE.

#SIGUENOS EN INSTAGRAM